logo

CONXITA OLIVER – “PEP FAJARDO: UN VIAJE A LA MEMORIA” 2003

Bajo el título de “Darreres Constants”, Pep Fajardo nos acerca a su obra reciente con una representación de las diferentes propuestas escultóricas que últimamente está llevando a cabo. Tanto si se trata de piezas ligeras y dibujadas en el aire, como las veletas y las piezas mecánicas – con las que consigue un espacio activo y en movimiento- como de las estructuras arquitectónicas – con las que liga sólidas composiciones- sus construcciones son objetos poéticos, resultado de un soñador que pone la imaginación al servicio del constante hallazgo.

En todas estas propuestas, el artista ha añadido, especialmente para ésta exposición, una nueva serie titulada “Germinal”, pequeñas piezas encerradas en cajas que son la simiente, el germen y el embrión de su proceso creativo, Estos refinados y delicados trabajos – a manera de íntimos relicarios- combinan, reúnen e integran materiales diversos, siempre mimados por las manos y acariciados por la mirada. Una suite muy libre, de aspecto frágil y flexible, realizada con un lenguaje fresco y espontáneo, y con una economía de recursos que nos conduce a la parte más íntima del artista. Muchas de éstas obras podrían tener un desarrollo a gran escala, en espacios públicos, por la voluntad de monumentalidad que llevan implícita.

Enamorado de la melancolía y del recuerdo, las obras de Pep Fajardo se remiten a vivencias infantiles, nostalgias pasadas, amores y desamores, deseos y desengaños, sueños imaginados y emociones acumuladas, en una obra de eco autobiográfico y de naturaleza íntima y autointrospectivas. Como poeta del alma que es, revisa sentimientos y evoca estados interiorizados como queriendo escapar de los dolores del espíritu. Sus obras están cargadas de un existencialismo maduro y de una mirada tierna y silenciosa que urga la profundidad de los sentimientos.

Progresivamente, en el quehacer de Pep Fajardo, asistimos a una depuración formal y a un proceso de desmaterialización cada vez más profundo; a un reduccionismo plástico que huye del peso y la gravedad de los materiales, en favor de la ficción y del símbolo.

Hierro, plomo, zinc, madera, textil, papel, cuerda… en sus manos se transforman en materiales nobles gracias a la capacidad alquimista de transmutación que posee. Una confrontación que quiere resistir el paso del tiempo, haciendo dialogar vestigios del mundo urbano con elementos tratados como restos, siempre con una mágica intervención integradora.

Artilugios marinos, crisálidas latentes, ingenios mecánicos, nubes en movimiento, máquinas imposibles, artefactos voladores, observatorios frustrados, mecanismos móviles, faros anunciadores, péndulos oscilantes, misteriosos relicarios, escaleras a ningún lado…pensamientos, sensaciones y sentimientos, poemas plásticos, en definitiva un viaje a la memoria y al recuerdo.

En sí, las obras de Pep Fajardo son evocaciones arqueológicas, remembranzas de restos recuperados de la destrucción, recreación de piezas de una cultura industrial extinguida que nos trasladan a un tiempo pasado y que se consolidan como una verdad objetual. Sugerentes universos poéticos, con una tal multiplicidad de lecturas, que permiten al espectador redescubrir, a cada uno, su mundo personal.

Conxita Oliver

Texto “PEP FAJARDO: UN VIAJE A LA MEMORIA”
del catálogo de la exposición “DARRERES CONSTANTS”
Galería Art Centre. Abril 2003.
CALDEA. Andorra la Vella.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR